Paternidad

Padres no casados que han tomado caminos separados enfrentan los mismos asuntos que padres divorciados en cuanto a la custodia, visita y manutención de sus hijos. La única diferencia en sus circunstancias es la necesidad de establecer la paternidad del padre antes de que la corte familiar pueda ordenar el pago de manutención para el niño y aprobar una orden en cuanto a la custodia y visita.

En ausencia de una admisión o reconocimiento legal de paternidad, esta es usualmente establecida a través de una prueba de ADN. Una vez que la corte ha establecido la paternidad, los otros pasos del procedimiento determinaran el tratamiento de la custodia, la visita y la manutención del niño.

En el pasado, fueron generalmente las madres las que iniciaron pleitos de paternidad para forzar a los padres a pagar la manutención de su niño. Hoy en día, los padres a quienes las madres les han negado el acceso al niño a menudo inician estos procedimientos legales. Con un plan de visitación aprobado por la corte, se puede involucrar al padre y a la madre en la vida del niño y el niño se puede beneficiar de tener acceso a sus dos padres.